sábado, 6 de febrero de 2010

DICCIONARIO DE MITOLOGÍA (A - G)

DICCIONARIO DE MITOLOGÍA
(A - G)

Deidades de las mitologías asirio-babilonia, egipcia, griega, romana, gala, germánica, escandinava, persa, hindú, azteca, maya, zapoteca, chibcha, incaica, etc., en orden alfabético:

  • Adonis,
joven de excepcional belleza, de quien se enamoró Venus. Nacido del árbol de la Mirra, Adonis es fruto del amor incestuoso de ésta con su padre, Tías, rey de Siria. Fue recogido por Afrodita, la misma que incitó a su madre y luego la convirtió en árbol (mirra), que lo dejó al cuidado de Perséfone. Perséfone y Afrodita acabaron disputando por Adonis, hasta que Zeus (o Calíope, según la leyenda) decidió que pasara un tercio del año con cada una y un tercio del año libremente. Él pasaba siempre dos tercios con Afrodita, educado por las Ninfas.


Murió por el ataque de un jabalí, causado por los celos de Ares (el amante de Afrodita), o por una venganza de Apolo contra Afrodita, por haber dejado ciego a Erimanto, hijo de Apolo, que la había visto bañarse desnuda.







Su muerte está relacionada con el color rojo de la rosa. Cuando Afrodita corrió a socorrer a Adonis en su trance mortal, se clavó una espina de rosa (que era una flor blanca), tiñendo las rosas (flores que se le consagran) con su sangre. Esta misma leyenda se atribuye a las anémonas.



  • Acis,
según Ovidio Acis amó a la nereida Galatea, pero un pretendiente celoso, el cíclope Polifemo, lo mató con una roca. Galatea transformó entonces su sangre en el río Acis. Otras fuentes escriben que Acis se transformó a sí mismo en río para evitar ser aplastado. Luis de Góngora recrea este mito en La fábula de Polifemo y Galatea.


  • Afrodita,
en la mitología griega es la diosa del amor, la lujuria, la belleza, la prostitución y la reproducción. A menudo se alude modernamente como «la diosa del amor», es importante señalar que no era el amor en el sentido cristiano o romántico, sino específicamente Eros (atracción física o sexual).






Su equivalente romana es la diosa Venus. (de su nombre se derivan "afrodisiaco" , "anafrodita")


    







    
  • Agamenón,
rey de Micenas y jefe de los griegos que sitiaron a Troya. Es hijo de Atreo y él y su hermano Menelao, como hijos de Atreo son conocidos como los Atridas, estirpe trágica cuya leyenda ha servido de tema a muchos autores. Agamenón se casa con Clitemnestra (hermana de Helena), quien estaba casada con Tántalo. Agamenón mata a Tántalo y al hijo de Tántalo y se casa con la viuda de su víctima. Agamenón y Clitemnestra tienen tres hijas y un hijo. Dos de las hijas, Ifigenia y Electra, se hablará mucho en los mitos. El hijo es Orestes, protagonista de tragedias (La Orestíada de Esquilo). Paris ha raptado ha Helena, esposa de Menéalo, y para vengar esta ofensa los griegos declaran la guerra a Troya (Paris es el hijo de rey de troya). En Aulida, donde las naves griegas están detenidas por el mal tiempo, Agamenón sacrifica a su hija Ifigenia en desagravio a Artemisa. Clitemnestra nunca le perdonará este sacrificio. Ifigenia no muere, pues la misma Artemisa la sustituye a última hora por una cierva y se la lleva viva a Taurida. Destruida Troya, Agamenón se queda con Casandra, hija de Príamo y Hécuba, reyes de Troya. La hace su amante. Casandra es adivina y le predice que si regresa a su patria le matarán. El no le hace caso y regresa con los hijos que ha tenido con Casandra. Clitemnestra tiene por amante a Egisto. Entre ella y su amante matan a Agamenón y Casandra. La tragedia de los Atridas continúa con la muerte de Clitemnestra y Egisto a manos de Orestes, hijo de Agamenón.




  • Aglaya,
la más joven de las tres Gracias.

  • Agni,
dios del fuego en la India, tenía ocho brazos y dos caras.




  • Agni Ah Puch,
dios maya de la muerte; representaba el principio del mal.

  • Ahrimán,
genio del mal (opuesto a Ormuz) en la religión de Zoroastro.

  • Ahsonnutli,
dios creador de los indios navajos de Nuevo México; tenía ambos sexos. Ahsonnutli creó el cielo y la tierra y luego situó gigantes en los cuatro puntos cardinales para sustentar el cielo. Los indios norteamericanos atribuyen gran santidad a las cuatro cuartas de la brújula, probablemente porque creen que en cada una se origina determinado viento. Los navajo piensan que en cada cuarta está sentado un gran cisne blanco que convoca las nubes agitando las alas. También relacionan un color con cada esquina: el blanco para el este, el azul para el sur, el amarillo para el oeste y el negro para el norte.






  • Ahta o Ahti,
dios finlandés de las aguas, de las profundidades, proveedor de peces.


SciFi y arte de la fantasía Ahti - Dios finlandesa de agua por Jukka Rasmus
Imagen tomada de: 
http://www.elfwood.com/~legolas/Ahti-Finnish-God-of-Water.2954510.html

  • Alción o Alcíone
una de las siete Pléyades.

  • Alecto,
una de las tres Furias.

  • Alú,
 toro celeste asirio-babilónico.

  • Amaru o Chocora,
serpiente bicéfala de las leyendas incaicas. Existe una leyenda mítica, que se refiere a dos seres que recorren los tres mundos. Comienzan por el de adentro, pasan por el de aquí y siguen hacia el de arriba. Uno es YAKUMAMA y el otro es SACHAMAMA. Ambos están representadas por dos grandes sierpes o culebras Sachamama no repta sino que camina verticalmente, con tal lentitud que apenas se percibe su movimiento. Al pasar del mundo de arriba, Yakumama se transforma en el rayo y Sachamama en el arco iris. El arco iris es una deidad que fecundiza la tierra, que da color a todos las planta y seres en general. Es el signo de la feritlidad o fecundidad de los seres vivos y de la misma tierra





  • Amaterasu,
diosa de la luz en el Japón; antecesora de los mikados.

  • Amazonas,
pueblo de mujeres guerreras que habitaban en Capadocia; no permitían que los hombres vivieran entre ellas, aunque tenían relaciones con los dos estados vecinos y mataban a sus hijos varones.
Se sabe que las Amazonas se establecieron en la isla de Lesbos, patria de Safo (la mayor poetisa de la Grecia clásica [siglo VII y VI a. C.]), en Lemnos y en la Samotracia, más al Norte. Según la mitología griega, las Amazonas eran hijas del dios Ares (dios de la guerra, hijo de Zeus) y de la ninfa Harmonía (ligada al culto de los dioses de Samotracia). La mitología de estas mujeres diferentes viene de la protohistoria de Grecia.
Según los Griegos, las Amazonas, para usar mejor el arco, las flechas y las lanzas, se habrían comprimido, quemado o cortado, en la pubertad, el seno derecho. De ahí el origen del nombre a (prefijo de negación) + mazós = pecho (en griego), lo que significa mujeres sin pecho.




  • Amenti,
morada egipcia de los muertos, y diosa que la cuidaba.

  • Amón,
dios supremo del Alto Egipto, esposo de Maut; lo representan con semblante humano o con cabeza de carnero. Dios antiguo, personificación de lo oculto y del poder creador asociado al abismo primitivo. Es el dios que no puede ser visto con ojos mortales, que es invisible tanto para los dioses como para los hombres. Aparece en Los textos de las pirámides como una divinidad no demasiado importante asociada al aire, no la borrasca sino la brisa, en cuya caricia se manifiesta y, como tal, era el protector de los navegantes y se le representa con la piel de color azul. Era conocido como "Padre de todos los vientos", "alma del viento" y en muchas embarcaciones se grababa su nombre en el timón. También se creía que el solo hecho de pronunciar su nombre amansaba a los cocodrilos.



  • Amor,
ver Eros, Cupido.


  • Anaitis,
la Afrodita de los persas y armenios.

  • Ancayoc,
dios incaico del planeta Marte.

  • Androgeo,
hijo de Minos, famoso por su fuerza prodigiosa. Según la leyenda, Androgeo había participado en los juegos deportivos de Atenas y había vencido en todas las competiciones. Los sobrinos de Egeo, rey de Atenas, envidiosos, lo acusaron de conspiración para hacerse con el trono de Atenas y lo asesinaron. El rey Minos protestó ante los dioses del Olimpo los cuales ordenaron a Atenas que cada nueve años entregara a Creta catorce jóvenes, siete muchachos y siete muchachas, para que sirvieran de alimento al Minotauro, un terrible monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro que había nacido de Pásifae, esposa de Minos y un toro que Poseidón había regalado a Minos.




  • Andrómaca,
princesa de Troya, esposa de Héctor, según la Ilíada. Andrómaca (en griego antiguo significa "Aquella cuyo varón está combatiendo") simboliza el amor conyugal y filial frente a la crueldad de la guerra.


  • Andrómeda,
hija de Cefeo (rey de Etiopía) y de Casiopea. Para expiar la culpa de su madre (quien pretendía ser más hermosa que las Nereidas) fue encadenada a una roca junto al mar para que un monstruo la atacara: la liberó Perseo.



  • Anfitrite,
una de las Nereidas; diosa del Mar, esposa de Poseidón.
  • Anquises,
fundador de Troya y padre de Eneas. Descendiente de Dárdano, era hijo de Capis y nieto de Asáraco. Príncipe troyano, era caudillo de los dardanios, aliados de Troya. Fue el único mortal que se unió a Afrodita, con quien tuvo a Eneas.
A la caída de Troya su hijo Eneas lo salvó, ya que era muy anciano, llevándo sobre los hombros.


  • Antígona,
hija de Edipo y Yocasta y modelo de amor filial en la leyenda griega.

En el mito tebano, Creonte concede honores de héroe a Etéocles y niega por ley el entierro sagrado del traidor Polinices, declarando que no tendrá sepultura en ningún lugar de la ciudad, advirtiendo que cualquier persona que cometa la transgresión de este edicto, será condenada a muerte.

Antígona, hija que acompañara a su padre ciego Edipo al destierro, su peregrinaje y su fin, (hecho narrado en Edipo en Colono), se resiente al impedimento de no dar sepultura ritual a su hermano. Y secretamente le prepara un funeral, a sabiendas que está infringiendo la ley humana, aunque cumpliendo con el deber familiar y divino. Esa determinación, sin importarle el costo, lo discute con Ismena que acepta con más docilidad, aunque no sin temor, la ley promulgada por el rey.

Antígona admite orgullosamente que ha realizado las honras fúnebres, tan importantes para el descanso de su fallecido hermano, diciéndole a Creonte que no obedeció su decreto, pues ha seguido una ley superior a la de un mandato humano


  • Anu,
dios supremo de Babilonia; su nombre significa “cielo”.


  • Anubis,
dios egipcio de los caminos y de la muerte; se le representa con cabeza de chacal.

  • Apis,
dios egipcio del Nilo; se le representaba en figura de buey.

  • Apolo,
dios de la luz solar, de la juventud, de la belleza y de las artes; también llamado Febo.

Apolo es el hijo de Zeus y de Leto, hija de un titán. Era también llamado Délico, de Delos, la isla de su nacimiento, y Pitio, por haber matado a Pitón, la legendaria serpiente que guardaba un santuario en las montañas del Parnaso. En la leyenda homérica, Apolo era sobre todo el dios de la profecía. Su oráculo más importante estaba en Delfos, el sitio de su victoria sobre Pitón. Solía otorgar el don de la profecía a aquellos mortales a los que amaba, como a la princesa troyana Casandra. Apolo era músico dotado, que deleitaba a los dioses cuando tocaba la lira. Era también un arquero diestro y un atleta veloz, acreditado por haber sido el primer vencedor en los juegos olímpicos. Su hermana gemela, Ártemis, era la guardiana de las muchachas, mientras que Apolo protegía de modo especial a los muchachos. También era el dios de la agricultura y de la ganadería, de la luz y de la verdad, y enseñó a los humanos el arte de la medicina. Algunos retratan a Apolo como despiadado y cruel. Según la Iliada de Homero, Apolo respondió a las oraciones del sacerdote Crises para obtener la liberación de su hija del general griego Agamenón arrojando flechas ardientes y cargadas de pestilencia en el ejército griego. También raptó y violó a la joven princesa ateniense Creusa, a quien abandonó junto con el hijo nacido de su unión. Tal vez a causa de su belleza física, Apolo era representado en la iconografía artística antigua con mayor frecuencia que cualquier otra deidad.



  • Aqueronte,
río del mundo de las sombras.


  • Aquiles,
héroe griego, rey de los mirmidones, legendario del sitio de Troya; hijo de Peleo y Tetis. En la Iliada, Homero lo denomina con el epíteto "el de los pies ligeros" a causa de su gran velocidad. También es conocido como Aquileo. Era invulnerable, excepto en el talón. Muy amado por su madre, quien se encargó de su educación, alimentándolo con ambrosía durante el día y cubriéndolo con fuego celestial por la noche. Un día en que Tetis lo metió en el fuego para purificarlo de lo que aún tenía de mortal, su padre, espantado, lo retiró inmediatamente, de modo que sólo le quedó un talón quemado. Peleo sustituyó el talón quemado de Aquiles por la taba del gigante Dámiso, célebre por su velocidad en la carrera. De ahí que se nombrara a Aquiles como “el de los pies ligeros”. Según otra versión, deseando su madre, Tetis, hacerle invulnerable, metió su cuerpo en la laguna Estigia, excepto el talón por donde lo sostenía. Habiendo sabido Tetis por los oráculos que no podría tomarse Troya sin el poderoso concurso de su hijo y que moriría bajo sus muros, lo envió vestido de mujer y bajo el nombre de Pirra a la corte de Licomedes, rey de Esciros. Con este disfraz se dio a conocer a Deidamia, hija de Licomedes, con la que se casó y de quien tuvo un hijo al que llamó Pirro.
Cuando se juntaron los príncipes griegos para sitiar Troya, Calcas les predijo que no se apoderarían de la ciudad sin el auxilio de Aquiles, indicándoles el lugar de su retiro. Ulises fue el encargado de ir a buscarle y para ello se disfrazó de mercader con lo que pudo introducirse en la corte de Licomedes. Ulises se llevó a Aquiles al sitio de Troya tras haber recibido de Tetis una armadura impenetrable, obra de Hefesto.
Mientras Agamenón juntaba sus tropas, el hijo de Tetis se apoderó de muchas ciudades de la Troada, entre otras, Tebas, patria de Andrómaca, mujer de Héctor.
En la Ilíada Aquiles propone que Criseida fuese devuelta a su padre, sacerdote de Apolo, con lo cual posiblemente cesaría la peste que asolaba el campo de los griegos. Ofendido Agamenón le arrebató una cautiva llamada Hipodamia, más conocida como Briseida. Esto irritó a Aquiles hasta el punto de retirarse a su tienda y dejar de combatir, con lo que era seguro el triunfo de los troyanos, pero habiendo matado Héctor a su amigo Patroclo, Aquiles retomó las armas y vengó esta muerte con la de Héctor, cuyo cuerpo arrastró atado a su carro, dando con él tres vueltas alrededor de los muros de la ciudad y del sepulcro de Patroclo. Con ello apaciguó su famosa cólera.
Después se reunieron los príncipes griegos para estudiar el medio más apropiado para apoderarse de Troya. Aquiles se inclinó por la fuerza y Ulises por la astucia, adoptándose por unanimidad el consejo de este último.
Habiéndose enamorado de Polixema, hija de Príamo, Aquiles la pidió en matrimonio y, en el momento en que recibía los abrazos de Deifobo, Paris le disparó una flecha envenenada, guiada por Apolo, que le hirió en el talón y de cuya herida murió al poco tiempo. Cuando Tetis supo la muerte de su hijo, salió del seno de las aguas acompañada de un grupo de ninfas para ir a llorar sobre su sepulcro.
Aquiles fue venerado como un semidiós, el oráculo de Dodona le tributó honores divinos y mandó que se ofreciesen sacrificios anuales alrededor de su tumba.
Aquiles matando a un soldado troyano


  • Aquilón,
viento furioso y glacial, hijo de Eolo y la Aurora.
  • Aracné,
hábil bordadora griega a quién Minerva convirtió en araña.



  • Ares,
(Marte, en latín), era hijo de Zeus y Hera y, por eso, pertenece a la segunda generación de los Olímpicos, a diferencia de sus hermanas Hebe e Ilitía, que son divinidades secundarias. Desde la época homérica, Ares aparece como el espíritu de la batalla, que goza en matanza y sangre. En el caso de la Guerra de Troya, combatió casi siempre a favor de los troyanos. Sin embargo, como que le importa poco la justicia de la causa que defiende, a veces ayuda a los aqueos. Armado de pies a cabezas, generalmente lo acompañan demonios, que le sirven de escuderos, en particular Deimo y Fobo (el Temor y el Terror), que son hijos suyos, y también a Éride (la Discordia) y Enio. Según las fuentes, Ares habitaría en Tracia, un país semisalvaje de clima rudo, rico en caballos y recorrido por poblaciones guerreras. Según cierta tradición, el pueblo de las Amazonas, hijas de Ares, también moran allí.

Aparte de las historias de combate, la leyenda atribuye a Ares muchas aventuras amorosas. La más célebre, sin duda, es la que nos lo presenta unido clandestinamente con Afrodita:

Una noche, mientras mantenía relaciones sexuales con Afrodita, Ares puso a un joven llamado Alectrión a su puerta para que los guardase. Este se quedó dormido y Helios, el sol, sorprendió a la pareja. Ares transformó a Alectrión en un gallo, que nunca se olvida de anunciar la llegada del sol por la mañana.

Aunque Ares tuvo muchos hijos con mujeres mortales, la mayoría de ellos fueron hombres violentos, inhospitalarios, que agredían a los caminantes, los mataban o se entregaban a actos de crueldad. Tuvo con Pirene tres hijos: Cicno, Diomedes de Tracia y Licaón -los tres murieron a manos de Heracles-. A veces se le atribuye la paternidad de Meleagro y la de Driante.

Se representa con coraza y casco, y armado de escudo, lanza y espada. Su talla es sobrehumana y profiere gritos terrribles. Generalmente se le representa combatiendo a pie, pero también se ve sobre un carro tirado por cuatro corceles. Los animales consagrados son el perro y el buitre, y suelen estar presentes en las representaciones del dios.

La mayoría de los mitos en que interviene Ares son narraciones de combates, pero no siempre el dios sale vencedor. Por ejemplo, durante la Guerra de Troya, Diomedes luchó con Héctor y vio a Ares luchando en el bando troyano. Diomedes pidió a sus soldados que se retirasen lentamente. Hera, la madre de Ares, vio la injerencia de este y pidió permiso a Zeus, su padre, para alejar a Ares del campo de batalla. Hera animó a Diomedes a atacar a Ares y este arrojó su lanza contra el dios. Atenea guió la lanza hasta el cuerpo de Ares, quien rugió de dolor y huyó al monte Olimpo, lo que obligó a los troyanos a retirarse.

Aparte de las historias de combate, la leyenda atribuye a Ares muchas aventuras amorosas. La más célebre, sin duda, es la que nos lo presenta unido clandestinamente con Afrodita:
Una noche, mientras mantenía relaciones sexuales con Afrodita, Ares puso a un joven llamado Alectrión a su puerta para que los guardase. Este se quedó dormido y Helios, el sol, sorprendió a la pareja. Ares transformó a Alectrión en un gallo, que nunca se olvida de anunciar la llegada del sol por la mañana.
Aunque Ares tuvo muchos hijos con mujeres mortales, la mayoría de ellos fueron hombres violentos, inhospitalarios, que agredían a los caminantes, los mataban o se entregaban a actos de crueldad. Tuvo con Pirene tres hijos: Cicno, Diomedes de Tracia y Licaón -los tres murieron a manos de Heracles-. A veces se le atribuye la paternidad de Meleagro y la de Driante.
Se representa con coraza y casco, y armado de escudo, lanza y espada. Su talla es sobrehumana y profiere gritos terribles. Generalmente se le representa combatiendo a pie, pero también se ve sobre un carro tirado por cuatro corceles. Los animales consagrados son el perro y el buitre, y suelen estar presentes en las representaciones del dios.
La mayoría de los mitos en que interviene Ares son narraciones de combates, pero no siempre el dios sale vencedor. Por ejemplo, durante la Guerra de Troya, Diómedes luchó con Héctor y vio a Ares luchando en el bando troyano. Diómedes pidió a sus soldados que se retirasen lentamente. Hera, la madre de Ares, vio la injerencia de éste y pidió permiso a Zeus, su padre, para alejar a Ares del campo de batalla. Hera animó a Diómedes a atacar a Ares y este arrojó su lanza contra el dios. Atenea guió la lanza hasta el cuerpo de Ares, quien rugió de dolor y huyó al monte Olimpo, lo que obligó a los troyanos a retirarse.

  • Argonautas,
héroes griegos que en la nave Argos fueron en busca del vellocino de oro.
Cada uno de los héroes griegos que fueron a Colcos en la nave Argos a la conquista del vellocino de oro. El mito primitivo de la tradición heroica de la expedición de los argonautas fue desfigurado con detalles e incidentes extraños.

I. Leyenda del vellocino de oro. – Atamas hijo de Eolo, rey de los minianos de Orcomene, en Beocia, tuvo de su esposa la diosa Nefela dos hijos, llamados Frisos y Hella. Al cabo de algunos años abandonó a su primera mujer y se casó con Ino, hija de Cadnos, la cual fue al poco madre de Learcos y de Melicerte, quienes se avinieron muy mal con los hijos del primer matrimonio. A todo esto había en el país un hambre horrible, y habiendo enviado Atamas a consultar sobre este azote al oráculo délfico, cuando volvieron los diputados que tal encargo llevaran, Ino les obligó a desfigurar la respuesta del oráculo, para que la condición de que cesara el hambre fuese que se inmolara a Frisos ante el altar de Júpiter Lafystios. Resignóse el rey a sacrificar a su hijo: pero en el momento que éste se acercaba al altar, aquél fue robado misteriosamente por su madre Nefela, quien hizo también desaparecer al mismo tiempo a Hella, salvando así a sus dos hijos que, montados en un carnero que tenía el vellón de oro, fueron transportados atravesando los aires y los mares a la isla de Aa; ese carnero era hijo de Neptuno y de Teofana. Hella, quizá porque estaba enamorada de Neptuno, cayó al mar en la mitad del viaje, sumergiéndose por el sitio que de su nombre se llama Helesponto. Al llegar a Aa, Frisos inmoló a Júpiter el carnero, haciendo presente del vellocino de oro al rey de aquel país, Netes, hijo del Sol, quien suspendió el presente de una encina en un bosque consagrado a Marte y guardado por un dragón. Netes dio a Frisos en matrimonio a su hija Calcripe, naciendo de este matrimonio Cytissoros y Argos, que enviados por su padre a Grecia, el uno salvó de la muerte a Atamas y el otro construyó el navío Argos.
Los mitólogos ven en esta leyenda la explicación de ciertas formas del culto de Júpiter en las localidades de Beocia, como por ejemplo los sacrificios humanos que parece practicaron primitivamente los minianos de Orcomene. Lo que está fuera de duda es que Nefela, lo mismo en ésta que en otra leyenda, en la cual figura entre los centauros, personifica la nube; que el carnero, lo mismo en los mitos védicos que en la leyenda heroica, es una imagen de la nube pluvial; y que considerando a Frisos como el demonio del trueno, puede obtenerse una explicación bastante satisfactoria de la fábula.

II. Motivo de la expedición. – Hay que trasladarse a la ciudad de Colcos, en el mediodía de la Tesalia, para conocer nuevos antecedentes. Dicha ciudad había sido fundada por Creteos, hermano de Atamas, y a la sazón reinaba en ella un hijo del primero llamado Pelias, quien había usurpado el trono a su hermano Asón. Éste, temiendo por la vida de su hijo Jasón, ocultóle en un monte. Jasón vivió en el campo ejercitándose en la agricultura y la caza, sin cuidarse de sus derechos al trono. A todo esto la diosa Juno, por un lado en odio a Pelias, que había dado muerte a Sidero al pie de su altar, y por otro lado interesada por Jasón, quiso favorecerle. Los remordimientos inquietaron a Pelias hasta el punto de interrogar al oráculo sobre la duración de su poderío, obteniendo la respuesta de que desconfiara de todo aquél que llevase un pie descalzo. Cierto día, en ocasión que Pelias honraba a Neptuno con un sacrificio en un banquete en la ribera del mar, vio llegar a Jasón, que después de vadear el Anauros, olvidó atarse la sandalia izquierda, o bien la había perdido en la corriente; acordóse Pelias del oráculo y al día siguiente preguntó a Jasón «¿Qué harías si se te predijera que debías morir por mano de uno de tus mayores?» «Le enviaría a buscar el vellocino de oro,» respondió Jasón, a quien Juno había prevenido.
Pelias le tomó la palabra y organizóse la expedición. Así lo refiere Apolodoro; pero según la versión de Píndaro, Jasón vino a Colcos con el pie descalzo, y dándose a conocer al pueblo, reclamó, apoyado en el oráculo, sus derechos al trono, el cual prometió cederle Pelias con tal de que trajera el vellocino de oro y que volviera el alma a Frisos, para que fuera levantada a la familia de los Eólidas la maldición que sobre ella pesaba.

Pelias hizo llamar por medio de heraldos a todos los guerreros de la Grecia para que participaran de los peligros y la gloria de la empresa. Según la tradición primitiva, Jasón sólo tuvo por compañeros a los minianos; pero con el transcurso del tiempo aumentó el número de los argonautas, porque las ciudades griegas, según se expresa M. Saglio, por satisfacer su orgullo, pretendían que sus héroes favoritos no permanecieran extraños a tan extraordinaria expedición. Entre los expedicionarios se contaron tres hijos de Júpiter: Hércules, Cástor y Pólux; dos hijos y nietos de Neptuno: Eufemo y Periclimenos; un hijo de Apolo, Orfeo; dos de Mercurio, Equión y Euritos, y los de Boreo, Zetes y Calais; Argos, hijo de Frisos, construyó el navío Argos, auxiliado por Minerva, quien había sujetado a la proa un pedazo de la encina profética de Dodona.
III. Navegación del Argos. – Embarcados los héroes, bogaron en dirección del Oriente; pero antes de arribar al término apetecido, les ocurrieron varios accidentes y hubieron de atravesar por pruebas peligrosas. Cuando llegaron a Lemnos, las mujeres acababan de descuartizar a todos los hombres con excepción del rey Toas, que fue salvado por su hija Hipsipila, en castigo de cuyo crimen los genios de la fecundidad maldijeron la isla. Las lemnianas acogieron con alegría a los héroes, concediéndoles sus favores en un banquete y en unos juegos que celebraban en honor de los difuntos; sólo Hércules dio pruebas de una temperancia desacostumbrada, empleando el tiempo en piadosos ejercicios en la isla de Crysa. Continuando su viaje, los argonautas penetraron en el Helesponto, no sin haberse detenido en Samotracia para honrar a los Cabiros. En el Helesponto dispersaron a los piratas tirrenos, abordando a la isla de Cícico habitada por los Dobions, cuyo rey, Cícicos, les acogió hospitalariamente; pero cuando iban a reembarcarse por la noche, fueron sorprendidos, librándose un combate en el cual murió el mencionado rey a manos de Hércules o de Jasón, salvándose de la venganza de Rhea por los juegos fúnebres con que procuraron conjurarla. Durante la escala que hicieron en Misia, Hércules, dejando a sus compañeros en un banquete, internóse en un bosque. Hilas, que le había seguido, fue robado por unas ninfas; desesperóse Hércules, y buscando a su compañero, le halló en poder de Polifemo. Entre tanto los argonautas, al ver que Hércules no volvía, determinaron en un consejo, celebrado por los Boraedes y Glauco, abandonarle y proseguir el camino. Detuviéronse para hacer agua en el país de los Bebrices, de quienes era rey el gigante Amicos, hijo de Neptuno, quien queriendo impedirles que se aproximasen a una fuente, fue vencido por Pólux en el combate del cesto, y atado a un árbol. En Salmideros consultaron al viejo profeta Hineo, a quien los Boreades libraron de las Arpías, y les enseñó el camino de la Cólquida, advirtiéndoles el peligro que les aguardaba en el paso de las Siniplegades, rocas movibles, que no les causaron mas desperfecto que destrozarles el timón, gracias a los consejos de Tineo y a la protección de Juno o de Minerva; después Yzmón pereció cazando un jabalí en el país de los mariandinianos; Tifis, el piloto, murió siendo reemplazado por Ancaeos de Samos, el cual condujo el navío hasta la embocadura del Taso. En la isla de Aretias fueron asaltados por los Stinfalidos, pájaros monstruosos que les lanzaron sus plumas de bronce a modo de flechas. Por último remontando el Taso, llegaron a la ciudad de Aa, término de su viaje.

Como es bien sabido, este relato del viaje de los argonautas resume las primeras expediciones de los aventureros griegos y sus descubrimientos en las costas del Mediterráneo; pero la leyenda principal se compone de diferentes fábulas, que traían origen de las costas de la Tracia, de la Propóntide y del Ponto Euxino, combinadas y recopiladas por los poetas, como dice Decharme, en la unidad artificial de un solo relato.

IV. Conquista del vellocino. – Jasón reclamó a Eetes el vellocino de oro. El rey le prometió dársele si salía vencedor de una prueba que le propuso, consistente en uncir a un arado dos toros que tenían los pies de bronce y que despedían llamas por las narices, y con este arado labrar un campo consagrado a Marte, sembrando los dientes del dragón de Cadmos. Semejante empresa hubiera sido insuperable para el héroe sin el auxilio de Venus, que como diosa del amor, encendió en el corazón de Medea, hija de Eetes, una pasión violenta por el héroe extranjero. Medea era una hechicera poseedora del arte mágico, y esto redundó en provecho de Jasón, pues hecho invulnerable por virtud de los filtros que le diera su amante, pudo fácilmente uncir los toros al yugo, labrar el campo, sembrarle, y luego dar muerte a la mies de gigantes armados que nacieron de los dientes del dragón en forma de terrible falange. A pesar de estas victorias de Jasón, Eetes se negó a darle el vellocino; pero el héroe, auxiliado por el poder de Medea y protegido por la diosa Minerva, pudo llegar al sitio donde estaba el codiciado tesoro, y adormeciendo al dragón que le guardaba, consiguió cogerle haciéndose luego a la vela con todos sus compañeros y con Medea, quien para retardar la persecución de su padre, sembró por el camino los miembros de su hermano Absirtos. Según Decharme, en todos los enemigos de Jasón, los toros de fuego, los gigantes armados, el dragón, hay que ver otras tantas imágenes del tremendo poder de la tempestad, cuyo triunfo se debe al héroe solar, auxiliado por la mágica Medea, a quien Schwartz considera como una diosa del rayo.

V. Regreso de los argonautas. – El itinerario de este viaje de regreso es puramente fantástico, encontrándose diferente en Hesíodo, Píndaro y Apolonio; y como aconteció con el mito del viaje de Hércules al Hyperbóreo, se modificó sucesivamente a medida que los griegos fueron aumentando el caudal de sus noticias geográficas. Según el itinerario de Apolonio, que parece el más interesante, los argonautas arribaron por el Ister y el Eridán, que comunicaban con el Adriático, sufriendo una tempestad que amenazó destruirlos; y como el oráculo del bosque de encinas de Dodona les previniese que no tendrían perdón si no se hacían purificar por Circe de la sangre de Absirtos, después de recorrer el país de los celtas, de los ligianos y el mar Tirreno, llegaron a la isla de Circe, quien sin conocerlos los purificó. Con la protección de Juno, pasando entre Scila y Caribdis y burlando a las sirenas, llegaron al país de los feacianos, Corcira, donde Jasón y Medea celebraron sus bodas. Después una tempestad arrojó el navío a las costas de Libia; los argonautas le llevaron al lago Tritonis, donde estuvieron doce días y doce noches. Tritón por fin los condujo hasta el mar, llegaron a Creta después de haber dado muerte a Talos, hombre de bronce que impedía el aproximamiento a la costa, y salvados por Apolo de otra tempestad, llegaron por fin a Colcos, donde Jasón puso en manos de Pelias el vellocino de oro y consagró a Neptuno el navío Argos.

VI. Mitología figurada de los argonautas. – El arte representó diferentes veces los varios episodios de la leyenda de los argonautas, según los cantaban los poetas. El carnero del vellón de oro, conduciendo a través de las ondas a Frisos y a Hella, aparece figurado en algunos monumentos, entre los cuales debe citarse un vaso pintado del Museo de Nápoles. La construcción del navío Argos es otro asunto bastante frecuente en bajos relieves y repetido como ornato de friso en la época romana. El navío en el mar y los argonautas remando se encuentra especialmente en las monedas imperiales de Magnesia y de Jonia. Los vasos pintados nos ofrecen diferentes episodios del viaje, como el sacrificio prestado por los argonautas en el altar de Crisa, las aventuras de Tineo y de los Boreades, la de los Stinfalidos y el combate de Cícicos y Hércules. La célebre Cista de Ficoroni está circuida de figuras grabadas, cuya serie desenvuelve el pasaje de la estancia de los argonautas en el país de los Bebrices, el rey de éstos, prohibiendo a los argonautas aprovecharse del agua de una fuente; Pólux desafiándole al pugilato, y después de vencerlo, atándole a un árbol, mientras la Victoria viene a coronar al héroe: esta composición, además del interés mitológico y arqueológico, le tiene muy grande artístico. También hay representaciones referentes a la suerte de Jasón en la Cólquida. El gigante Talos, vencido por los argonautas, cayendo en brazos de los Dioscuros, sirve de asunto a una pintura de vaso de las más interesantes que se conservan.




  • Argos,
gigante de la leyenda griega que tenía cien ojos, de los cuales cincuenta estaban siempre abiertos. Argos(también llamado Panoptes) fue designado por la diosa Hera, mujer de Zeus, para custodiar a Ío, de la que tenía celos. Zeus, que favorecía a su amante Ío, la convirtió en vaca para protegerla de Hera. Enviado por Zeus para rescatar a Ío, el dios Hermes hizo mediante el recurso de la música que Argo cerrase sus ojos para dormirse y luego lo mató cortándole la cabeza. En una versión de esta historia, Argo se transformó a continuación en un pavo real; en otra, Hera trasplantó sus ojos a la cola del pavo real. // Argos es también el nombre del perro cuyo dueño era Odiseo en La Odisea. Cuando Odiseo volvió de sus viajes llevando el disfraz de mendigo que Atenea le sólo su viejo perro Argos le reconoció. Argos, que ya estaba moribundo, hizo un último esfuerzo y le meneó la cola, muriendo a continuación.







  • Ariadna,
hija de Minos; dio a Teseo el hilo con cuya ayuda salió del Laberinto.



  • Arpías,
monstruos con cabeza de mujer y cuerpo de buitre; personificaban los vientos furiosos, y eran crueles y voraces.

  • Artemisa,
nombre griego de Diana. Es la hija de Zeus y Leto y la hermana melliza de Apolo. Solía ser representada como una diosa virgen de la caza, llevando un arco y flechas. Más tarde pasó a estar asociada con la luna, como su hermano Apolo lo estaba con el sol. Fue una de las deidades más ampliamente veneradas y una de las más antiguas.En épocas posteriores fue asociada con la diosa Diana de la mitología romana. En la mitología etrusca, tomaba la forma de Artume.






  • Asclepio,
nombre griego de Esculapio.

  • Ases,
los 12 grandes dioses nórdicos, encabezados por Odín. Esta raza de dioses guerreros, enemiga acérrima de los Vanes, vive en uno de los nueve mundos de la mitología nórdica: "Asgard". 


El vocablo aesir, podría derivarse de la palabra teutónica antigua "ase", que significaba "dios".

  • Asgard,
el Olimpo nórdico.
  • Asia,
ninfa, hija del Océano y Tetis, que dio su nombre a una de las puertas del viejo continente.
  • Assur,
ver Asur.
  • Astarté,
diosa fenicia que correspondía a la Afrodita helénica.
  • Astérope,
una de las siete Pléyades.
  • Astrea,
diosa de la justicia, hija de Júpiter y Temis; vivió entre los hombres durante el siglo de Oro.



  • Asur,
dios supremo de los asirios, y principio masculino de la creación.
  • Asvines,
dioses védicos que corresponden a Cástor y Pólux.
  • Ataguju,
dios creador incaico; creó a Huamanchuri.
  • Atenea o Atena,
nombre griego de Minerva. Es la diosa de la sabiduría.

Palas es a veces considerado su padre, de ahí el epíteto Palas Atenea.
Atenea está asociada con Atenas, un nombre plural dado que era el lugar donde presidía su hermandad, las Athenai, en tiempos anteriores.

Existen varias versiones de su nacimiento. En una, Zeus yació con Metis, la diosa del pensamiento astuto, pero temió inmediatamente las consecuencias. Había sido profetizado que Metis alumbraría hijos más poderosos que el propio Zeus. Para impedir tan graves consecuencias, Zeus transformó a Metis en una mosca y se la tragó inmediatamente después de yacer con ella. Pero fue demasiado tarde: Metis ya había concebido un hijo, e inmediatamente empezó a fabricar un casco y una túnica para su hija nonata. El martilleo que provocaba mientras hacía el casco causó a Zeus mucho dolor y Prometeo, Hefestos, Hermes o Palemón (según la fuente consultada) partió en dos la cabeza de Zeus con un hacha minoica de doble hoja (labrys). Atenea saltó de la cabeza de Zeus, adulta y armada, y Zeus no quedó peor tras esta experiencia. Según Homero, Atenea sigue en jerarquía a Zeus, de quien fue hija predilecta.
Habiéndose puesto del lado de los griegos en la guerra contra Troya, Atenea ayudó al astuto Odiseo en su viaje a casa. En la tragedia Orestíada de Esquilo, Atenea interviene para defender a Orestes y lo libera.
Atenea es retratada clásicamente vistiendo una armadura completa con casco, llevando una lanza y un escudo con la cabeza de la gorgona Medusa.
Atenea es también representada frecuentemente con un búho (un símbolo de sabiduría) posado en uno de sus hombros.
Según Apolodoro, Hefestos intentó violar a Atenea pero no lo logró. Su semen cayó al suelo, y Erictonio nació de la tierra. Atenea crió entonces al bebé como una madre adoptiva. Alternativamente, el semen cayó en la pierna de Atenea, y éste lo limpió con un trozo de lana que tiró al sueño. Erictonio surgió de la tierra y la lana. Otra versión dice que Hefestos quería que Atenea se casase con él, pero que desapareció en el lecho nupcial, y Hefestos terminó eyaculando en el suelo. Atenea dio al bebé dentro de una pequeña caja a tres hermanas, Herse, Pandrosa y Aglauro, advirtiéndoles que nunca la abriesen. Aglauro y Herse abrieron la caja, que contenía al infante y futuro rey Erictonio. La vista hizo que enloquecieran y se arrojaron desde la Acrópolis.
Atenea compitió con Poseidón por ser la deidad protectora de Atenas. Ambos acordaron que cada uno haría un regalo a los atenienses y que estos elegirían el que prefiriesen. Poseidón golpeó el suelo con su tridente e hizo brotar una fuente, pero su agua era salada y por tanto no muy útil, mientras que Atenea ofreció el primer olivo domesticado. Los atenienses (o mejor dicho su rey, Cecrops) escogieron el olivo y con él a Atenea como patrona, pues el árbol daba madera, aceite y alimento. Se cree que esta historia alude a un enfrentamiento entre los habitantes de la época micénica y los inmigrantes posteriores.
Una mujer llamada Aracne alardeó en cierta ocasión de ser mejor tejedora que Atenea, la diosa de la tejeduría. Atenea se le apareció disfrazada como una anciana y le dijo que se arrepintiese de su hubris (desmesura),pero en lugar de hacerlo Aracne desafió a Atenea a un concurso. La anciana se quitó su disfraz y empezó el concurso. Atenea tejió una representación del conflicto con Poseidón acerca de Atenas, mientras que Aracne tejió una representación de las muchas hazañas de Zeus. Atenea se enfureció por la habilidad de Aracne (el concurso nunca llegó a decidirse) y su elección de tema, y con un toque la llenó de una tremenda culpabilidad. Aracne intentó matarse y Atenea la convirtió en la primera araña.
Atenea guió a Perseo a eliminar a Medusa, un peligroso vestigio intacto del viejo orden preolímpico, y fue recompensada con espeluznante trofeo que convertía a los hombres en piedra, para su escudo.
También, Atenea cegó a Tiresias después de que este la halló bañándose desnuda. Su madre, Cariclo, le suplicó que deshiciera la maldición, pero Atenea no podía, y a cambio le dio el don de la profecía.
Atenea es equivalente a la fenicia Onga, era la diosa de la estrategia y la guerra, asociada por los romanos con su diosa etrusca Minerva. Es atendida por un búho, lleva el escudo de piel de cabra llamado égida que le dio su padre y está acompañada por la diosa de la victoria, Niké. Atenea es una diosa guerrera armada.Nunca tuvo consortes ni amantes. Según Herodoto, Atenea era una diosa de origen bereber.


  • Athor,
diosa egipcia de la belleza y de la luz.
  • Atlantes,
gigantes descendientes de Atlas.
  • Atlántidas,
las siete hijas de Atlas, llamadas también Hespérides.
  • Atlas,
rey de Mauritania e inventor de la esfera; se le representa sosteniendo sobre sus hombros la esfera celeste; Teseo lo transformó en montaña.


  • Átropos,
una de las tres Parcas, encargada de cortar el hilo de la vida; es la Morta de los romanos.
  • Aurora,
diosa del amanecer y hermana del griegos la llamaron Eos.

  • Avatar,
cada una de las diez encarnaciones de Vishnú.

  • Áyax, el Grande, 
el más valiente de los sitiadores de Troya, después de Aquiles. Hijo de Telemón y de Scione era fiero, brutal e, igual que Aquiles, invulnerable, excepto en una parte del pecho que sólo él sabía.
La leyenda cuenta que habiendo ido Heracles a visitar a Telemón, el cual se quejaba de no tener hijos, el héroe rogó a Zeus que le diese uno a su amigo, cuya piel fuese impenetrable como la del León de Nemea, cuya piel él llevaba. Cuando el niño nació, Alcides lo cubrió con aquella piel de león y le hizo invulnerable, exceptuando la parte en la que Heracles había herido al animal: el pecho.
En cierta ocasión en que Atenea quiso reprenderle por su conducta, Ayax le contestó con arrogancia que no se mezclase en sus asuntos y que reservase sus favores para otros griegos.
Se distinguió particularmente en el sitio de Troya capitaneando a los de Megara y a los habitantes de Salamina. Peleó un día entero contra Héctor, y admirados el uno del otro, suspendieron la pelea y se hicieron presentes, algunos de ellos funestos, como el tahalí que Héctor recibió, que después sirvió para atarle al carro de Aquiles cuando éste lo arrastró alrededor de los muros de la ciudad. Cuando murió Aquiles, Áyax y Ulises se disputaron sus armas, que ganó Ulises, lo que enfureció tanto a Áyax, que durante la noche aniquiló todos los ganados creyendo matar a Ulises y a todos sus capitanes.
Recuperado el juicio, y avergonzado por ser la burla de todos los soldados, clavó en su pecho el puñal que Héctor le había regalado.
Se creyó que Ulises, en connivencia con Agamenón, le hizo asesinar para prevenir los efectos de sus amenazas, y habiendo recaído las sospechas de su muerte contra el rey de Ítaca, éste se vio obligado a huir disfrazado.
Consultado el oráculo de Calcas sobre si había de quemarse el cuerpo de Áyax, decidió que habiendo muerto como un impío no merecía los honores del fuego. No obstante, los griegos le erigieron un monumento sobre el promontorio de Ratea. Habiendo perdido Ulises las armas de Aquiles en una tempestad, las olas las llevaron cerca del sepulcro de Áyax.



  • Áyax, el Menor,
héroe griego, hijo de Oileo rey de Lócrida, llamado el "menor" o Ajax locrio, para distinguirlo de Ayax, hijo de Telamón. Él era el líder del contingente de locrio durante la Guerra de Troya. Es una figura significativa en la Ilíada y se menciona en la Odisea.
Homero hace una descripción favorable de él como un guerrero. A pesar de su pequeña estatura, mantuvo su propia entre los otros héroes antes de que Troya, era valiente, junto a Aquiles en la rapidez de pies y famoso por arrojar la lanza. Pero era fanfarrón, arrogante y pendenciero; como Áyax Telamonio, era enemigo de Ulises, y al final la víctima de la venganza de Poseidón, que destrozó su barco en su viaje de vuelta (Odisea, IV. 499).

Una historia más tarde da una visión más clara del delito del que era culpable. Se dice que, después de la caída de Troya, Casandra fue arrastrada por la fuerza de la estatua de la diosa a la que se había refugiado como un suplicante, y la violó. Por ello, su barco naufragó en una tormenta en la costa de Eubea, y él mismo fue alcanzado por un rayo (Virgilio, Eneida I. 40).



  • Baal o Bel,
dios supremo de los babilonios, caldeos y fenicios; en semítico significa “señor”. Era el dios de la lluvia y la guerra y también era asociado al Sol. Se creía que podía montar las nubes del cielo, y el aire y el viento eran sus hijas. Su significado se aproxima al de amo o señor de las nubes.


En la Biblia, Baal es uno de los «falsos dioses», al cual los hebreos rindieron culto en algunas ocasiones cuando se alejaron de su adoración al dios Jehová. Fue adorado por los fenicios como el dios más importante de su panteón.




  • Baco,
dios del vino, llamado Dionisos por los griegos; en su honor se celebraban las orgías llamadas “bacanales”, en que tomaban parte las sacerdotisas llamadas “bacantes”. Véase Dionisios.

  • Balder,
segundo hijo de Odín; es el Apolo nórdico.
  • Bel,
ver Baal.
  • Beleno,
dios del Sol entre los galos.
  • Belerofonte,
hijo del rey de Corinto; montado en Pegaso venció a la Quimera.



  • Belisana,
diosa gala de la Luna.
  • Belona,
diosa romana de la guerra, hermana de Marte (de su nombre se derivan “bélico”, “beligerante”,etc.).


  • Bochica,
dios chibca del alba y del Sol; maestro y organizador.
  • Bóreas,
dios del viento norte, hermano de Céfiro (de su nombre se deriva “boreal”).
  • Borvo,
dios galo de las fuentes.
  • Bragi,
dios nórdico de la poesía y la elocuencia.
  • Brahma,
primera emanación de Brahmán, y principio creador en la “Trimurthi” hindú. Brahma Gayatri Mantra es el creador del Universo y uno de Dioses Trimurthi.




  • Brahmán,
dios supremo e invisible de los hindúes.
  • Bubastis,
diosa del Bajo Egipto; la representaban con la cabeza de gato.




  • Caco,
hijo de Vulcano. Hércules lo estranguló por haberle robado unas reses; su nombre pasó a ser sinónimo de ladrón.



  • Calíope,
musa de la elocuencia y de la poesía épica; se la representa con el estilo en la mano.



  • Calipso,
ninfa reina de la isla Ogigia, donde hospedó a Ulises y lo retuvo siete años con sus encantos. Según Homero, Calipso (“la que oculta) era una bella hija del titán Atlas.Cuando la embarcación de Odiseo naufragó, este llegó a la isla de Calipso y hospedó en su cueva, agasajándole con manjares, bebida y su propio lecho. Tuvo con Ulises (Odiseo) cuatro hijos: Nausítoo, Nausínoo, Latino y Telégono. Calipso intentó que Odiseo olvidara su vida anterior, y le ofreció la inmortalidad y la juventud eterna si se quedaba con ella en Ogigia. Pero él se cansó pronto de sus mimos, y empezó a añorar a su mujer Penélope.

Viendo esta situación, Atenea intervino y pidió a Zeus que ordenase a Calipso dejar marchar a Odiseo. Zeus envió a su mensajero Hermes. Calipso, viendo que no tenía más opción que obedecer, le dio materiales y víveres para que se construyera una balsa y continuara su viaje. Odiseo se despidió de ella, no sin cierto recelo por si se tratara de una trampa, y zarpó. Algunas leyendas cuentan que Calipso terminó muriendo de pena; otras, que Odiseo retornó para buscarla y no la encontró.






  • Calisto,
una de las ninfas predilectas de Diana.
  • Cámulo,
dios galo de la guerra.
  • Cancerbero o Cerbero,
perro de tres cabezas que guardaba las puertas del infierno. Era hijo de Equidna y Tifón, y hermano de Ortro. La existencia de un perro infernal en la entrada de los infiernos parece que ya estaba presente en la mitología indoeuropea original, pues aparece en los mitos de otros pueblos indoeuropeos, como es el caso del perro ensangrentado Garm en la mitología escandinava.



  • Cárites,
nombre griego de las Gracias.
  • Carón o Caronte,
barquero que pasaba las almas de los muertos por la laguna Estigia y el Aqueronte.


  • Casandra,
sacerdotisa de Apolo que tuvo el don de profecía; el dios la castigó por haberlo engañado, e hizo que nadie le creyera. Es hija de Príamo (rey de Troya) y Hécuba y hermana gemela de Héleno.
Hay dos versiones de su don profético. Una se refiere a que cuando estaban dormidos, ella y su hermano Heleno`(aún pequeños),  dos serpientes le pasaron la lengua por los órganos de los sentidos para purificarlos. Fue así que tuvieron el don profético cuando ya eran adultos. Otra se refiere a que Apolo se enamoró de Casandra y le prometió el dón de la profesía si se entregase a él. Ella aceptó, pero una vez iniciada en el arte de la adivinación, se negó a cumplir su promesa. Ante esto, Apolo le escupió en la boca y le quitó el don de la persuasión y del convencimiento, por lo que aunque ella dijera la verdad nadie la creería. Casandra es famosa por sus predicciones:

Predice que Paris -cuando era desconocido- traería la ruina a la ciudad de Troya. Indica que Helena provocaría la perdición de Troya.
Se opone, junto con el adivino Laocoonte, al ingreso del inmenso caballo de madera, pues sabía que era una trampa de los griegos. Por supuesto que nadie le cree y Apolo envía una serpientes para que devoren a Laocoonte y sus hijos. Ante ello, los troyanos hacen pasar al caballo de Troya.
Durante el saqueo, Casandra se oculta en el templo de Atenea, pero Áyax, el menor, la descubre, y por más que esté aferrada a la estatua de Atenea la separa y la ultraja.
Posteriormente, cuando los griegos se reparten el botín, Casandra es entregada a Agamenón quien la hace suya y procrean gemelos: Teledamo y Pélope.
En Micenas, Casandra predice la muerte de Agamenón a manos de Clitemnestra, y también su propia muerte (esto se expone en la Orestíada de Esquilo).
Casandra también es conocida como Alejandra.

  • Casiopea,
reina de Etiopía, esposa de Cefeo y madre de Andrómeda.
  • Castalia,
ninfa de una fuente cuyas aguas inspiraban a los poetas. Castalia era, en las mitologías griega y romana, una ninfa, hija de Aqueloo. Apolo la amaba, pero ella huyó de él y se zambulló en la fuente que había en Delfos, al pie del monte Parnaso (en otras versiones, del monte Helicón), que desde entonces se llama fuente de Castalia. Castalia podía inspirar el genio de la poesía a aquellos que bebían sus aguas o escuchaban a su suave sonido. Su agua sagrada también se usaba para limpiar los templos délficos. Apolo consagró Castalia a las Musas (Castaliae Musae).



  • Cástor,
hijo de Júpiter y Leda, y hermano gemelo de Pólux, con quien permaneció siempre muy unido.
  • Catequil,
dios incaico de los oráculos.
  • Catu Illa,
divinidad incaica del planeta Mercurio; protector de los viajeros.
  • Cefeo,
rey de Etiopía, esposo de Casiopea y padre de Andrómeda.
  • Céfiro,
dios del viento oeste; los romanos lo llamaron Favonio.
  • Celeno,
una de las siete Pléyades.
  • Centauros,
monstruos mitad hombre y mitad caballo, que habitaron la Tesalia; fueron exterminados por los lapitas.




  • Centeotl,
diosa azteca del maíz.
  • Cerbero,
ver Cancerbero.
  • Ceres,
diosa latina de la agricultura, hija de Cronos y de Cibeles; los griegos la llamaron Deméter; (de su nombre se deriva “cereal”).

  • Cerunnos,
dios galo del mundo animal.
  • Cibeles o Rea,
diosa de la tierra y madre de los dioses olímpicos; su culto se originó en Frigia.
  • Cíclopes,
gigantes que tenían un solo ojo y forjaban los rayos en la fragua de Vulcano; el más celebre fue Polifemo.  Teniendo en cuenta su aparición en diferentes leyendas, se han distinguido cuatro tipos de cíclopes: cíclopes uranios, cíclopes herreros, cíclopes constructores y cíclopes pastores.
    Entre los cíclopes pastores, gigantes brutales que cuidaban rebaños de ovejas, se encuentra el más famoso cíclope, Polifemo. Ulises se encontrará con este cíclope en su viaje.




Archivo:Jakob Jordaens 009.jpg
Odiseo en la cueva de Polifemo, Jacob Jordaens, primera mitad del siglo XVII.

  • Cihuacoatl,
divinidad azteca (mujer serpiente) que presidía la siembra, los partos y el mundo subterráneo.

  • Circe,
hechicera que transformo en cerdos a los compañeros de Ulises.






  • Clío,
musa de la historia; se la representa con corona de laurel, un papel enrollado y una caja de libros.








  • Clitemnestra,
hija de Júpiter y Leda, y esposa de Agamenón, a quien mató.


  • Cloris,
ninfa, esposa de Céfiro, quien le dio el imperio de las flores.
  • Cloto,


una de las tres Parcas; devanaba el hilo de la vida humana. Los romanos la llamaron Nona.


  • Deméter,
nombre griego de Ceres.


  • Coatlicue,
diosa azteca de la Tierra.
  • Cocito,
río de los Infiernos, afluente del Aquerón.




  • Collca,
divinidad incaica que personificaba las Pléyades (estrellas).
  • Copicha,
dios zapoteca del Sol.
  • Coyolxauhqui,
diosa azteca de la Luna, hija de Coatlicue.
  • Creusa,
esposa de Eneas; desapareció al huir de Troya.
  • Cronos,
nombre griego del dios Saturno; personificaba el tiempo (de su nombre se derivan “cronómetro”, “cronología”, etc.).






  • Cupido,
dios niño del amor entre los romanos; los griegos lo llamaron Eros. Véase Eros.
  • Chac,
dios maya de la lluvia y otros meteoros.
  • Chalchiutlicue,
diosa teotihuacana del agua; madre de Quetzalcóatl y compañera de Tláloc.


  • Chasca,
dios incaico del planeta Venus, paje de la Luna (de su nombre se deriva “chasqui”, mensajero).
  • Chía,
diosa chibcha de la Luna; esposa de Bochica.
  • Chibchacum,
dios chibcha de los agricultores, comerciantes y orfebres.
  • Chicomecóatl,
diosa azteca del maíz.




  • Chuminigagua,
el Creador, dios supremo de los chibchas.
  • Chuquichinchay,
divinidad incaica que representaba la constelación del León.
  • Chuychu,
dios incaico del arco iris; mensajero del Sol.
  • Dafne,
ninfa que se transformó en laurel cuando la alcanzó Apolo, de quien huía.


Dafne era hija de Amiclas. Amante de la caza y de carácter esquivo, no vivía en las ciudades y se pasaba el tiempo corriendo por los montes. Era la favorita de Ártemis. Leucipo, hijo del rey de Élide, se enamoró de ella y, para acercarse a ella, se puso un vestido de mujer y se mezcló con sus compañeras. Dafne le cobró afecto bajo su disfraz, y jamás se separaba de él. Entonces, Apolo, que se sentía celoso, inspiró a Dafne y a sus compañeras el deseo de bañarse en una fuente. Leucipo se resistía a desnudarse, pero sus compañeras lo obligaron, y al descubrir que se trataba de un hombre, se arrojaron sobre él con sus lanzas, pero los dioses lo volvieron invisible. Apolo se precipitó para coger a Dafne; sin embargo, ésta consiguió huir y, a ruego suyo, Zeus la transformó en laurel.



  • Dafnis,
pastor, hijo de Mercurio, a quién Pan enseñó a cantar y tañer la flauta.
  • Dánae,
princesa de Argos; estando secuestrada en una torre de bronce, se introdujo en ella Júpiter en forma de lluvia de oro, y la hizo madre de Perseo.
  • Dárdano,
hijo de Zeus; fundador y rey de Troya (de su nombre viene el de los “Dardanelos”).
  • Décima,
nombre romano de Láquesis, una de las Parcas.
  • Dédalo,
arquitecto griego, padre de Ícaro; construyó el “Laberinto” de Creta.
  • Delfos,
antogua ciudad griega, al pie de Parnaso, donde Apolo tenía un templo y oráculo.



 
  • Deucalión,
hijo de Prometeo; con su esposa, Pirra, fueron los únicos sobrevivientes del diluvio universal.
  • Deyanira,
esposa de Hércules, cuya muerte causó por celos.
  • Diana,
diosa de la caza y del bosque; los griegos la llamaron Artemisa.


  • Dido,
princesa fenicia legendaria fundadora de Cartago; se suicidó al ser abandonada por Eneas.
  • Diómedes,
rey de Tracia que alimentaba sus caballos con carne humana; Hércules hizo que sus corceles lo devoraran. // Rey de argos y héroe del sitio de Troya. Sacó al dios Ares de la batalla hiriéndolo en la mejilla con la ayuda de Atenea. También se enfrentó contra Afrodita hiriéndola en la mano cuando intentaba proteger a su hijo Eneas; Apolo fue a socorrerla.
Nació a Tideo y Deipyle y más tarde se convirtió en rey de Argos, sucediendo a su abuelo, Adrasto. En la Ilíada de Homero Diomedes es considerado junto con el Áyax como los mejores guerreros de todos los aqueos. Él y su compañero cercano Ulises son los favorecidos de Atenea. Es uno de los guerreros que entraron en el caballo de Troya, poco antes del saqueo de Troya.
Diomedes es también conocido por ser uno de los pretendientes de Helena, y por lo tanto obligado por el juramento de Tíndaro para defender y proteger a quien se convertiría en su marido. Así, Diomedes y todos los pretendientes de la eventual participación en la expedición contra Troya micénica.








  • Dione,
ninfa amada de Júpiter y madre de Venus. // Hija de Atlas y esposa de Tántalo.
  • Dionisos,
nombre griego de Baco.


En la mitología griega, Dioniso o Dionisos (Διoνισo), era el dios del vino y el exceso. Hijo de Zeus y de la mortal Sémele, hija de Cadmo, fue él quien enseñó a los hombres a cultivar la vid y a fabricar el vino.
Uno de sus epítetos a partir del siglo V adC era Baco (Βακχoς), nombre por el que se lo conoció en la mitología romana. Los romanos le identificaron con el antiguo dios itálico Liber Pater que era una deidad de las viñas, el vino y el delirio místico, como el dios griego. Hoy en día el adjetivo báquico se refiere a los efectos del vino.
Moría cada invierno y resucitaba en la primavera y con él renacían también los frutos de la tierra. En Los misterios de Jesús. El origen oculto de la religión cristiana (2000), Timothy Freke y Peter Gandy plantean la hipótesis de que Jesús de Nazaret no existió, sino que fue un mito de origen judío, al modo de Dioniso.
Para celebrar su resurrección se organizaban grandes fiestas de rituales orgiásticos que agradaban mucho al dios. Los actos eran muchos y variados y con el tiempo se incluyó también una competición de obras dramáticas cuya sede era la ciudad griega de Atenas. Esta competición se llevaba a cabo durante cinco días en la primavera. Grandes dramaturgos griegos como Esquilo, Sófocles y Eurípides escribieron obras para estas fiestas que eran preservadas en el archivo del templo de Dioniso.
Dioniso representaba la emoción y el caos, características que contrastaban con las de Apolo, dios del sol, que simbolizaba la armonía, el orden y la razón. Los diferentes roles atribuidos a estos dioses quedan reflejados en los adjetivos apolíneo y dionisíaco, analizados por Nietzsche en El origen de la tragedia. Sin embargo, los griegos pensaban en las dos cualidades como complementarias: los dos dioses son hermanos, y cuando Apolo en el invierno se marchaba a la Hiperbórea dejaba el oráculo de Delfos a Dioniso. En el tímpano del oeste del gran templo de Delfos se esculpió el tiaso, que era la reunión de fieles que celebraban el culto a Dioniso. Este culto era una religión mistérica con un aspecto público y otro interior, reservado para los iniciados. Las seguidoras de Baco eran las bacantes y sus fiestas las bacanales. Las bacantes eran famosas por su desenfreno (y la creencia de que consumían carne cruda), reflejado en la tragedia homónima de Eurípides y en el mito de Orfeo, a quien despedazaron al verse rechazadas por él. Se dice que las primeras bacantes fueron las ninfas que cuidaron de Dioniso cuando niño, las llamadas ménades. El dios Pan formaba también parte de su cortejo.
Como símbolo de su divinidad empuñaba el tirso, cetro cubierto de hojas de hiedra o vid, y se le asociaba simbólicamente al burro. Su origen es probablemente tracio o frigio.





La fábula de su nacimiento cuenta que estando embarazada Sémele de seis meses, la celosa Hera, esposa de Zeus, disfrazada de anciana la convenció para que pidiera a su amante que le mostrara su verdadera naturaleza. Al pedírselo a Zeus, sin embargo, éste se no accedió, negándole entonces ella sus favores en tanto no accediera. Zeus, lleno de ira, se transformó en rayo y consumió a su amante pero antes Hermes consiguió salvar al niño cosiéndolo al muslo de Zeus y asistió al parto al cabo de tres meses. Es por esta razón por la que se conoce a Dioniso como «el dios nacido dos veces».



La leyenda de Dioniso y los piratas

Dioniso convierte a los piratas en delfines. Mosaico, en el Museo del Bardo Dioniso, en su recorrido por Grecia y Asia Menor, llegó de nuevo a Argos y quiso acercarse a la isla de Naxos. Para ello contrató los servicios de unos piratas tirrenos. Los piratas fingieron aceptar el trato pero en lugar de conducirle a Naxos pusieron rumbo a Asia con el fin de venderle allí como esclavo. Dioniso se dio cuenta y con ayuda de su poder transformó los remos de la nave en serpientes, llenó el barco de hiedra y después hizo sonar unas flautas invisibles. Finalmente paralizó la nave entre enramadas de parra.
Los piratas, enloquecidos y asustados, se arrojaron al mar y una vez allí se convirtieron en delfines, cuyas almas seguían siendo de piratas, pero piratas arrepentidos. La leyenda dice que por eso los delfines acompañan y salvan a los náufragos, porque son aquellos piratas que quieren expiar su culpa.
La historia se propagó y así el poder de Dioniso fue reconocido por todo el mundo y el dios pudo ascender a los cielos después de haber terminado su tarea en la Tierra.





  • Dióscuros,
apodo de los gemelos Cástor y Pólux.


  • Discordia,
deidad maléfica que pertenecía al cortejo de Marte; los griegos la llamaron “Eris”.
  • Donar,
ver Thor.
  • Doris,
hija del Océano y madre de las Nereidas.
  • Dríades o Hamadríadas,
ninfas de los bosques, cuyas vidas duraban tanto como los árboles a los que estaban unidas.
  • Durga,
nombre de la diosa Kali.
  • Ea,
dios babilonio de las aguas.
  • Eaco,
rey de Egina, que al morir fue uno de los tres jueces de los Infiernos.
  • Eco,
ninfa a quien Juno convirtió en roca y obligó a repetir las últimas palabras de los que la interrogaban.


  • Edipo,
hijo de Yocasta; abandonado al nacer, regresó a su patria ya hombre, mató a su padre y se casó con su madre sin conocerlos
  • Egeo,
rey de Atenas, padre de Teseo; se ahogó en el mar que hoy lleva su nombre.
  • Egeria,
ninfa de quien recibía inspiración el rey Numa; al morir éste se deshizo en lágrimas que formaron una fuente.


  • Egipán, 
sobrenombre de Silvano.


    • Ehécatl, 
    dios tolteca del viento.


      • Ek Ahau, 
      diosa maya de la guerra.


        • Ek Chuah, 
        dios maya del comercio y los cultivos de cacao.


          • Electra, 
          hija de Agamenón y hermana de Orestes, a quien incitó a vengar la muerte de su padre. 2. una de las Pléyades.


            • Elena, 
            ver Helena.


              • Eleuteria, 
              diosa griega de la libertad.


                • Elíseo, 
                en la mitología clásica, morada ultraterrena de las almas virtuosas.


                  • Encélado,
                   uno de los Titanes.


                    • Endimión, 
                    pastor, amado por Selene, a quién Júpiter conservó su juventud en un sueño eterno.


                      • Eneas, 
                      príncipe de Troya, hijo de Afrodita; la “Ilíada” relata sus hazañas bélicas, y la “Eneida” sus aventuras ulteriores.


                        • Eolo, 
                        hijo de Júpiter y dios de los vientos; desencadenaba las tempestades (de su nombre se deriva “eolio”).


                          • Eos, 
                          nombre griego de la Aurora.


                            • Epimeteo, 
                            el primer hombre, esposo de Pandora.


                              • Epona, 
                              diosa gala de la fertilidad.


                                • Epunamún, 
                                dios araucano de la guerra.


                                  • Equidna, 
                                  monstruo mitad mujer y mitad serpiente; madre del Cancerbero, la Quimera, la Esfinge, las Gorgonas, etc.


                                    • Erato, 
                                    musa de la elegía y la poesía erótica; se la representa coronada de flores y con una lira.


                                      • Erecteo, 
                                      rey de Atenas que sacrificó a los dioses una de sus tres hijas.


                                        • Erinnias, 
                                        ver Furias.


                                          • Eris, 
                                          diosa griega equivalente a la Discordia romana.


                                            • Eritrea, 
                                            sibila que predijo el fin de Troya.


                                              • Eros, 
                                              dios griego del amor, del que los romanos tomaron su Cupido; lo representa un niño desnudo, con arco y flechas (de su nombre se deriva “erótico”, etc.).


                                                • Eróstrato, 
                                                pastor que incendió el templo de Diana para adquirir celebridad.


                                                  • Esculapio, 
                                                  dios de la medicina


                                                    • Fo, 
                                                    primero de los tres dioses chinos de la felicidad; representa la jerarquía y los honores. Nombre de Buda en chino. 


                                                    • Estenea, 
                                                    una de las tres Gorgonas. 


                                                    • Esténtor, 
                                                    heraldo griego que tenía una voz formidable (hoy se dice “voz estentórea”). 


                                                    • Estigia, 
                                                    laguna o río que daba siete vueltas alrededor del infierno.


                                                    • Esus, 
                                                    dios galo de la fuerza y de la elocuencia.
                                                      
                                                    • Eufrosina, 
                                                    una de las tres Gracias.


                                                    • Euménides, 
                                                    ver Furias.


                                                    • Euríale, 
                                                    una de las tres Gorgonas.


                                                    • Eurídice, 
                                                    esposa de Orfeo; murió mordida por una serpiente.


                                                    • Euristeo, 
                                                    rey de Micenas, que impuso a Hércules los doce trabajos. 


                                                    • Europa, 
                                                    princesa fenicia a quién Júpiter, metamorfoseado en toro, raptó y llevó a Creta. 


                                                    • Euterpe, 
                                                    musa de la poesía lírica y la música; inventó la flauta, con la cual se la representa. 


                                                    • Faetón, 
                                                    hijo de Helios, que guió por un día el carro del Sol, y por poco abrasa el universo. 


                                                    • Fama,
                                                    mensajera de Júpiter que publicaba las noticias (su nombre es hoy sinónimo de noticia muy divulgada, buen nombre o renombre). 


                                                    • Fauno, 
                                                    el dios Pan. Genio de los bosques y los campos (de su nombre viene “fauna” con que hoy se distingue al reino animal). 


                                                    • Favonio, 
                                                    ver Céfiro. 


                                                    • Febe, 
                                                    sobrenombre de Diana y de Selene. 


                                                    • Febo, 
                                                    nombre de Apolo como conductor del carro del Sol. 


                                                    • Flora, 
                                                    diosa latina de los jardines y de las flores; madre de la Primavera (su nombre se da hoy al reino vegetal).griegos las llamaron Cárites.


                                                    • Fortuna, 
                                                    diosa romana que distribuía ciegamente los bienes y los males; se le representa sobre una rueda, con los ojos vendados, vaciando una cornucopia.
                                                    • Freya, 
                                                    diosa nórdica de las lluvias, la fertilidad y el amor.

                                                    • Freyr, 
                                                    dios nórdico de la agricultura y la prosperidad, hermano de Freya.


                                                    • Frigga, 
                                                    esposa de Odín; se la representa con una rueca.


                                                    • Ftah, 
                                                    dios del fuego, el calor y la vida; segunda persona de la trinidad egipcia.

                                                    • Furias, Erinnias o Euménides, 
                                                    tres deidades infernales, hijas de Proserpina (Alecto, Megera y Tisífone) que castigaban el crimen; se las representa coronadas de serpientes, con un puñal y una tea (de su nombre se deriva “furioso”).

                                                    • Galatea, 
                                                    una de las Nereidas, amada por Polifemo. Estatua que esculpió Pigmalión, a la que Venus dio vida.

                                                    • Gambrinus, 
                                                    rey legendario de Flandes, inventor de la cerveza.

                                                    • Ganesa, 
                                                    dios hindú de las letras y de las artes.

                                                    • Ganímedes, 
                                                    príncipe troyano; Júpiter lo llevó al Olimpo, donde fue copero de los dioses.

                                                    • Gea, 
                                                    diosa de la Tierra; hermana y esposa de Urano; los romanos la llamaron “Tellus” (de Gea se derivan “geografía”, “geodesia”, etc.).
                                                    • Gordio, 
                                                    labrador de Frigia, padre de Midas e inventor del “nudo gordiano”.


                                                      • Gorgonas, 


                                                      tres monstruos en figura de mujer: Estenea y Euríale, Medusa; tenían serpientes por cabellera. Las tres eran hijas de las divinidades marinas Forcis y Ceto. De las tres, solo esta última era mortal, y era considerada la Gorgona por excelencia.

                                                      La cabeza de estos monstruos estaba rodeada de serpientes, tenían grandes colmillos, manos de bronce y alas de oro. Su mirada era tan penetrante que el que osaba mirarlas a los ojos quedaba convertido en piedra. Pertenecen a la generación preolímpica. Vivían en el Occidente extremo, no lejos del País de los Muertos. Todos les temían, y solo Poseidón fue capaz de unirse a Medusa y darle dos hijos: el caballo alado, Pegaso y Crisaor.



                                                      • Gracias, 

                                                      tres deidades de lo bello y lo seductor (Aglaya, Eufrosina y Talía).

                                                      Talía, hermana mayor (festividad), Eufrosine (júbilo) y Áglae o Aglaya (belleza),la hermana menor, eran las hijas de Zeus y la ninfa Eurinome, las tres gracias o cárites, estaban obligadas a representar todo lo bello, atractivo o placentero en el mundo. Cada una, representaba una cualidad de este tipo, como podían ser la alegría, la belleza o el encanto.
                                                      Muchas veces, se las confunden con las musas, con las que compartían juegos y bailes, ya que estas provocaban la inspiración divina y aquellas otorgaban alegría, sabiduría, y en ocasiones, la capacidad de que los humanos desarrollasen su talento, apoyadas por los genios.
                                                      Vivían en el Olimpo, en donde solían frecuentar a parte de la compañia de las musas, Afrodita, Apolo o Eros. La representación mas habitual de las gracias, era de 3 doncellas jóvenes, muy hermosas, bailando al son de la flauta de Apolo, o en su defecto, de algún fauno o sátiro.



                                                      1 comentario:

                                                      1. ESTIMADOS HERMANOS:
                                                        Solicito mi avatar y mi conversion esotérica como tambien mi consagracion divina del Dios chibcha de la creacion Chibchacum con mi inmunidad esotérica del vórtice virtual que me especula inminentemente de mis avatares correspondientes porque soy el avatar del Dios inca y quechúa Viracocha y del Dios mapuche Mapudungun. Tambien solicito mi clan aborigen chibcha.

                                                        Atentamente:
                                                        Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
                                                        Documento de identificacion personal:
                                                        1999-01058-0101 Guatemala,
                                                        Cédula de Vecindad:
                                                        ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
                                                        Ciudadano de Guatemala de la América Central.

                                                        ResponderEliminar